ESTATUTO DEL COMBATIENTE – EJERCITO ARGENTINO – REVISTA DEL SUBOFICIAL Nº 640 –


Para que no digan de dónde sacaron esto? adjunto el link, que posiblemente no ande, ya quee esto fué un error de publicacion, ya que las fuerzas armadas distinguen entre “Combatientes”  y  “No combatientes”

 A ver si dejamos claro esto…

Lo irónico: Esta mísma pagina la borraron pero no llegaron a tiempo como para que la levantemos… (Upsssss, Garré!!!)

 http://www.rs.ejercito.mil.ar/Contenido/Nro640/Revista/derechohuma.htm 

Revista del Suboficial Nº 640

Páginas de la Nota: 1 | 2 | 3 | 4 | 5

PARTE I


Sin embargo, para que el proceder se maximice a estas conductas, deben precederle una tercera: la distinción.

De esta manera, todo soldado deberá distinguir, con seguridad, la diferencia existente entre combatientes y no combatientes, por un lado, y entre bienes civiles y objetivos militares, por el otro.

La distinción entre combatientes y población civil estuvo garantizada hasta 1977, año en que se firmaron los Protocolos Adicionales I y II a los Convenios de Ginebra de 1949, por:

• El uso por las tropas regulares de su uniforme habitual y de sus armas a la vista.

• En el caso de los miembros de cuerpos voluntarios y de movimientos de resistencia, el respeto de las siguientes condiciones:

– Portar un signo distintivo fijo y fácil de reconocer a distancia.

– Portar las armas a la vista.

– Figurar a su cargo, una persona responsable de sus subordinados.

– Ejecutar sus operaciones con arreglo a las leyes y usos de la guerra.

Sin embargo, según las normas aprobadas en los Protocolos Adicionales de 1977, el principio de distinción quedó modificado. Por esta razón, la República Argentina formuló reservas a los artículos 43 y 44. (4)

En el transcurso de situaciones excepcionales, cuando debido a la índole de las hostilidades (guerra de guerrillas), un combatiente no pudiere distinguirse de la población civil, éste conservará su estatuto de combatiente, a condición de que, en tales circunstancias, lleve sus armas abiertamente:

• Durante todo el enfrentamiento militar.

• Durante el tiempo en que fuere visible para el enemigo, mientras está tomando parte de un despliegue militar, previo al lanzamiento de un ataque en el que va a participar.

Debe tenerse en cuenta que sólo los objetivos militares pueden ser objeto de ataques.

Conducta Comprende  
Distinguir Diferenciar entre combatientes y no combatientes, por un lado, y entre bienes civiles y objetivos militares por el otro.  
 

El maestro Jean S. Pictec, afirmaba que la distinción y protección del DICA, constituyen el fundamento sobre el cual descansa la codificación de las leyes y normas consuetudinarias de la guerra.

“La población civil y sus bienes deben ser respetados y protegidos en los conflictos armados, y para este propósito deben ser distinguidos de los combatientes y de los objetivos militares.”(5)

Este concepto fue ya implícitamente reconocido en la Declaración de San Petesburgo de 1868, donde se afirmaba que “el único propósito legítimo que los Estados deben esforzarse para llevar a cabo durante la guerra, es el de debilitar a las fuerzas militares del enemigo.”

Empero, hasta el inicio de la Primera Guerra Mundial, pocas veces se implementó esta norma consuetudinaria, ya que la población apenas sufría por el uso de armas. Y por otra parte, las medidas adoptadas en La Haya en 1899 y 1907, parecían suficientes.

Sin embargo, fue el desarrollo del armamento después del conflicto y su uso durante la Segunda Guerra Mundial, los aspectos que modificaron la vigencia de esta norma. En efecto, el repetido uso de represalias contra las ciudades y sus habitantes provocó que el 90 por ciento de las personas directamente afectadas por el conflicto, fueran civiles.

Estos graves efectos de la Segunda Guerra Mundial respecto de las poblaciones civiles, determinaron, pues, la necesidad de acordarles una protección especial a partir del Cuarto Convenio de Ginebra de 1949, relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra.

Asimismo, los Protocolos Adicionales de 1977 a los cuatro Convenios de Ginebra de 1949, cubrieron situaciones no contempladas por los cuatro Convenios de Ginebra.

Con anterioridad a la firma de los Protocolos de 1977, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) consideró la necesidad de precisar explícitamente el concepto de distinción, y ello lo concretó por medio de un tratado. Luego de presentadas varias propuestas, se decidió por el presente texto, correspondiente al artículo 48 del Protocolo I:

“A fin de garantizar el respeto y la protección de la población civil y de los bienes de carácter civil, las partes en conflicto harán distinción, en todo momento, entre población civil y combatientes, y entre bienes de carácter civil y objetivos militares y, en consecuencia, dirigirán sus operaciones únicamente contra objetivos militares.”

Una vez adoptado, este artículo presentó, desde entonces hasta el presente, la ventaja de establecer claramente la distinción y de proclamar el respeto y protección, bienes a los que la población civil y los objetivos civiles tienen derecho.

ANTERIOR | SIGUIENTE

VOLVER AL SUMARIO

Páginas de la Nota: 1 | 2 | 3 | 4 | 5

PARTE I


Combatiente

• Se considera como tal, a cualquier miembro de las FFAA, exceptuando el personal sanitario y religioso. A todos los combatientes, se les exige diferenciarse de la población civil mediante el uso de uniforme. Sin embargo, cuando situaciones de combate inusuales les impiden hacerlo, no pierden su estatuto y calidad de combatientes, siempre y cuando se diferencien por portar sus armas a la vista, en las siguientes situaciones:

– Durante todo el enfrentamiento militar.

– Durante un tiempo en que sean visibles para el enemigo, mientras toman parte en un despliegue militar, es decir, en cada movimiento en dirección hacia un lugar desde o en el cual se ha de llevarse a cabo un combate.

• Participantes en un levantamiento en masa.

Se consideran combatientes, a los habitantes de un territorio no ocupado, quienes, al acercarse el enemigo, toman las armas espontáneamente y en masa, para oponer resistencia a las fuerzas invasoras, sin haber tenido tiempo de organizarse como movimiento de resistencia o de unirse a las fuerzas armadas regulares, siempre que se distingan del resto de la población civil por:

Portar las armas a la vista.

– Cumplir con las normas del derecho de guerra.

 

No combatientes

• El personal sanitario y religioso posee un estatuto especial y está protegido contra los ataques por los Convenios de Ginebra (al igual que las instalaciones y el transporte sanitarios). Sin embargo, esta condición protegida no debe ser usada para encubrir operaciones militares. Durante la Segunda Guerra Mundial, barcos de transporte italianos con distintivos de la Cruz Roja fueron empleados para el reabastecimiento del Afrika Korps, con la finalidad de evitar que fuesen hundidos por aeronaves y buques de guerra ingleses en el Mediterráneo. Tal procedimiento fue desaprobado por el Mariscal Rommel, cuando el hecho llegó a su conocimiento.

• Civiles que acompañan a las FFAA, sin formar parte de ellas, como por ejemplo los proveedores, corresponsales de guerra, cantineros, etc.

• Población civil: comprende a todas las personas civiles.

La presencia entre la población civil de combatientes aislados no priva a esa población de su calidad de civil, ni de la protección que merece.

El respeto debido a la protección y la salvaguarda de la población civil son elementos fundamentales del derecho internacional humanitario, cuyo basamento es el principio de distinción entre los objetivos militares y la población civil.

FUERZAS ARMADAS PERSONAS CIVILES
Están integradas por todas las unidades organizadas, incluido la totalidad de su personal, que estén bajo un mando responsable de la conducta de los subordinados.
El mando de las FFAA debe ser responnsable ante la parte beligerante a la cual pertenezca. Las FFAA estarán sometidas a un régimen de disciplina interna que garantice el DICA. Los niños menores de quince años deberán ser reclutados por las FFAA
Personas que no son miembros de las FFAA y que no toman parte en un levantamiento en masa.El carácter negativo está justificado, porque el concepto población civil y FFAA está solamente concebido sobre la opsosición de ambos términos.
En caso de duda sobre si una persona es civil o no, se considerará que ésta es civil

 

Actualmente, la comunidad internacional exige respeto y protección a la población civil palestina, y la aplicación del Cuarto Convenio en el conflicto de Medio Oriente, en los territorios de la Franja de Gaza y en la ribera occidental (incluyendo Jerusalén), ocupados por Israel desde junio de 1967.

COMBATIENTE NO COMBATIENTE
Miembros de las FFAA de una parte en conflicto, excepto el personal sanitario y religioso. Miembros de las FFAA de una parte en conflicto, que forman parte del personal sanitario y religioso
Población de un territorio, que al acercarse el enemigo se levanta contra él en forma espontánea. Civiles que acompañan a las FFAA, sin formar parte de ellas
Población Civil
En caso de duda sobre si una persona es civil o no, se considerará que ésta es civil

 

ANTERIOR | SIGUIENTE

VOLVER AL SUMARIO

Páginas de la Nota: 1 | 2 | 3 | 4 | 5

PARTE I


Objetivo militar y bien civil

El concepto de objetivo militar es el más importante en las operaciones de combate, porque materializa un elemento físico sobre el que hay que actuar para alcanzar la misión.

Las personas pueden ser objetivos, pero para constituirse en ello, deben estar revestidas de la calidad de combatientes, entendiendo que todo combatiente es, por su naturaleza, objetivo militar y así permanecerá mientras no deje de serlo, es decir hasta que se rinda o esté fuera de combate.

Asimismo, un objetivo militar sigue siéndolo aunque en el mismo haya personas civiles. Las personas civiles que estén en el interior del objetivo militar o en sus inmediaciones, compartirán el peligro al que dicho objetivo esté expuesto.

OBJETIVO MILITAR BIEN CIVIL
Esta integrado por:Las FFAA, excepto el servicio sanitario, así como el personal religioso y los objetos de culto.  

Los establecimientos, las construcciones y posiciones donde están localizadas las FFAA y su material (por ejemplo, posiciones, cuarteles, depósitos, concentración de tropas)

Los otros bienes (*), que por su naturaleza, ubicación finalidad o utilización, contribuyan eficazmente a la acción militar, y cuya destrucción total o parcial, captura o neutralización, tenga en las circunstancias del caso, una concreta ventaja militar.

Lo constituye todo bien que no es un objetivo militar.El carácter negativo está justificado porque el concepto bien civil y objetivo militar, está solamente concebido sobre la oposición de ambos términos.
En caso de duda, se considerará que es de carácter civil todo bien normalmente utilizado con finalidad civil. Por ejemplo, un lugar de culto, una casa u otro tipo de vivienda, una escuela, etc.
(*) Los bienes que normalmente son civiles pueden, según la situación militar, convertirse en objetivos militares. Por ejemplo, una vivienda o un puente que puedan ser utilizados tácticamente por los defensores y, por lo tanto, constituirse en blancos para los atacantes.
La naturaleza de esos bienes produce para las FFAA el valor específico de ese objeto.
La ubicación es el evalor geográfico o posicional. La utilización es el empleo actual de la cosa.
La finalidad es el previsible empleo del objeto, en razón de su aptitud para servir a las operaciones militares (por ejemplo, un campanario como futuro puesto observatorio)

Así arribamos al criterio fundamental:

SI PUEDEN NO PUEDEN
Participar directamente en las hostilidades y ser afectados
Combatiente
Objetivo Militar
Poblacion Civil
Personal Sanitario MIlitar
Personal Religioso Militar
Bien Civil

 

Essperamos que les sirva para iniciar un debate serio, el resto, es amarillismo de los medios.

Anuncios

Acerca de Asociación Civil Paracaidistas de Malvinas de Misiones

Presidente de Asociacion Civil Paracaidistas de Malvinas Misiones Ex Soldado Paracaidista clase 63 - RIAerot 14 - CA Comando - F.T. Centella
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.