Todo lo que está en manos inglesas y que deberíamos recuperar, Aparte de lass islas Malvinas, pero claro….eso lo deberían trabajar los cancilleres…


¿Y cuál es el trabajo que han realizado, si en realidad no recuperamos nada? Bien lo díce el informe, desde 1983 a la fecha, lo realizado es “nada”, salvo agitar a la prensa como para justificar su trabajo en el tema…

El Tratado de Versailles de Malvinas: relato de una nueva rapiña inglesa

 

La Fundación Malvinas, que nuclea a los ex combatientes y a los veteranos de 1982, nos acerca un valiosísimo documento redactado por el Dr. Julio César González (*), quien fuera secretario Legal y Técnico del gobierno de María Estela Martínez de Perón. Está escrito en forma de carta dirigida al almirante Carlos Busser, a los admirados combatientes de la Guerra de Malvinas, a los oficiales superiores, jefes, oficiales, suboficiales, soldados y combatientes, de las tres Fuerzas Armadas de la Nación, y a todos los ciudadanos y ciudadanas argentinos.
El preciado documento fue leído por primera vez ante el cenotafio de los mártires y héroes de Malvinas de 1982 y lleva el claro propósito de demostrar que la identidad entre el Tratado de Versailles y los Tratados de Paz por la Guerra de Malvinas, es absoluta. Subraya González que el año próximo, 2012, se han de cumplir treinta años del acto bélico y épico con el cual se reconquistó el pedazo de nuestra patria que desde hacía más de un siglo y medio, permanecía bajo el poder efectivo y ostensible de una potencia extranjera: el Imperio Británico, ahora denominado Common Wealth.

Este 29º aniversario es por lo tanto propicio para preparar la conmemoración de la gesta y comenzar con la reconquista definitiva de Malvinas y de todo el patrimonio de nuestro territorio y ámbito marítimo austral. El 2 de abril de 1982, tuvo un profeta lírico en la pluma de Olegario Víctor Andrade (poeta de Gualeguaychú, Entre Ríos, 1839-1882). En su hoy olvidado poema titulado “Nido de Cóndores”, el vate señala que el cóndor que siguió todas las guerras que procuraban la independencia absoluta y total de nuestra patria hispanoamericana, vuela hacia Malvinas, archipiélago de tierra y sentimiento. Y al respecto dice: “Y allí estará hasta que la nave asome, portadora del héroe y de la gloria, hasta que el mar patagón, cante a su paso los himnos de victoria. Allí quedará esperando ese día, En la cumbre bravía”.

Recuerda el Dr. González que ese día fue el 2 de abril de 1982, continuador de las victorias sobre Gran Bretaña del 12 de agosto de 1806 (jornada de Reconquista) y del 4 al 7 de julio de 1807 (jornada de la Gran Batalla y Victoria de la Defensa de Buenos Aires). Este último, dejó al invasor inglés con más de 2.500 muertos, 2.000 heridos y mutilados y más de 4.000 prisioneros, tales las cifras de la primera batalla y la primera gran victoria del Ejército Argentino (de tierra y de mar) fundado frente a esos eventos intempestivos de los británicos.

Fue un pueblo en armas que formó un ejército con sus jefes y oficiales. Regimientos de Patricios de todas las actuales provincias, de las provincias del Alto Perú (cuyos efectivos fueron denominados “arribeños”) de la provincia de Paraguay y de la provincia de la Banda Oriental, 50.000 efectivos criollos, según lo detalla y relata el Proceso a Whitelocke incoado y sentenciado en Londres en 1808, por haber dirigido las tropas británicas invasoras y piratas que participaron del combate.

Pero, vencida la conquista ostensible del territorio de nuestra patria que tenía en aquel entonces 7.000.000 km2., los británicos emplearon métodos encubiertos para ejecutar sus planes de dominación: El 2 de febrero de 1825 se firmó el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación cuyo artículo once prohíbe que, en caso de interrupción, rompimiento o guerra entre Argentina y Gran Bretaña, la Argentina interrumpa sus vinculaciones comerciales con Inglaterra. Prohíbe asimismo que las propiedades inglesas ubicadas en nuestro país no estén sujetas ni a “embargo”, ni a “secuestro” ni a “requisición militar” ni a ninguna otra exacción. Es de destacar que por el artículo segundo de este Tratado, los ingleses tenían el derecho exclusivo de navegar los ríos interiores de la Argentina y llegar a cualquier paraje o puerto para ejercer su comercio.

Por el artículo séptimo, la Argentina, tenía prohibido arrendar buques mercantes a otras potencias. De esta manera, toda la navegación de ultramar, durante el siglo XIX quedó en manos de Inglaterra. Consecuente con esta conquista económica no apreciable a simple vista, Gran Bretaña impuso el 1º de mayo de 1933, el Tratado Roca-Runciman, por el cual, para perfeccionar el Tratado de 1825, Gran Bretaña se adjudicó el Banco Central de la República Argentina y la Corporación del Transporte Automotor de todo el país, como condición para seguir comprándonos carnes.

Este sojuzgamiento, único en el mundo porque lo impusieron los vencidos, llegó a su punto más alto con los Tratados de Paz por la Guerra de las Malvinas, firmados en Madrid el 15 de febrero y en Londres el 11 de diciembre de 1990. Ambos tratados firmados 8 años después de concluida la guerra constituyen el Tratado de Versailles2 que mantiene a la Argentina cautiva, sin que a las cancillerías de 1983 hasta nuestros días se les moviera un pelo de vergüenza.

“Recapitular esta situación en este gran día, 2 de abril de 2012, es el mejor homenaje que podemos rendir a quienes con místico orgullo entregaron sus vidas para que Malvinas y toda la Argentina fueran un país categóricamente independiente. Decía Blas Pascal que la fuerza rige el mundo, pero que la opinión pública rige la fuerza. Por eso, difundir todos los días la exigencia de derogar estos tratados es inmortalizar a quienes dieron sus vidas y la justificación de nuestras existencias. Que Dios, Nuestro Señor, fuerza de todas las fuerzas y causa de todas las causas, nos otorgue la gracia de que ésto sea muy pronto”.

Historia el doctor González que el mismo tratado de Versailles fue impuesto por los vencedores de la Primera Guerra Mundial a Alemania en 1919. El mismo determinaba que prácticamente toda la economía, y los medios de producción germanos de todo tipo de bienes pasaban al patrimonio y a la administración de los vencedores. Sólo en concepto de indemnización financiera, Alemania debía entregar 132.000 millones de marcos oro. Éste fue el monto finalmente pagado, aunque la suma inicial por gastos e indemnizaciones de guerra fue fijada en 700.000 millones de marcos oro. Con relación a la forma de pago de la indemnización de guerra, se impuso lo siguiente: 1) Elevación del volumen de exportaciones por encima de las importaciones. 2) Destino de los ingresos en moneda extranjera, serán aplicados en su totalidad al pago de la deuda externa por las indemnizaciones de guerra. 3) Aumento de todos los impuestos. 4) Ajustes (comenzando por el sector laboral público y privado) ocasionando así un desempleo progresivo y masivo.

En el caso de la República Argentina, el tratado de Londres, del 11/12/90 impuso a la República Argentina

las privatizaciones y transferencias a empresas británicas de los siguientes bienes patrimoniales:
 
1) Poder Energético: Gas del Estado, Yacimientos Petrolíferos Fiscales, Yacimientos Carboníferos Fiscales, Agua y Energía Eléctrica, Hidronor, Segba, Comisión Nacional de Energía Atómica.
 
2) Poder Financiero: Casa de Moneda, Caja Nacional de Ahorro y Seguro, modificación de la Carta Orgánica del Banco Central de la República Argentina.
 
3) Poder sobre los Medios de Transporte: Empresa Líneas Marítimas Argentinas, Ferrocarriles Argentinos, Subterráneos de Buenos Aires, Dirección Nacional de Vialidad, Administración General de Puertos, Talleres Navales Dársena Norte, Aerolíneas Argentinas.
 
4) Poder sobre los Medios de Comunicación: Empresa Nacional de Teléfonos del Estado, Empresa Nacional de Correos y Telégrafos, Canales de Televisión 11 y 13, Radio Belgrano, Radio Excelsior y todos los medios de comunicación administrados por el Estado e imprentas del Boletín Oficial.
 
5) Poder sobre las Materias Primas: Supresión de la Junta Nacional de Carnes, Privatización de la Junta Nacional de Granos, Unidades de Campaña (silos y elevadores terminales de los puertos), Pesca en el Atlántico Sur (Acuerdo-Tratado de Madrid del 15/02/90).
 
6) Poder Científico y Tecnológico a través de las Universidades Privadas y de las Fundaciones de Empresas que intervienen en las Universidades Nacionales.
 
7) Poder sobre las Fuerzas Armadas: Artículos 4º, 5º y 8º del Acuerdo-Tratado de Madrid del 15/02/90 entre Gran Bretaña y la República Argentina.
 
8) Poder sobre los Servicios Públicos: Obras Sanitarias de la Nación (venta del agua potable).
 
9) Poder sobre el trabajo, las retribuciones y las remuneraciones de los argentinos: esta potestad les fue discernida a los británicos por el Art. 8º del Tratado de 1825. La Ley de Empleo Nº 24.013 al tornar discontinuo y limitado en su vigencia al “contrato de trabajo” ha suprimido el Derecho a Trabajar al que el pueblo argentino había accedido por imperio de un derecho natural que fue recepcionado por el derecho positivo.

(*) El Dr. Julio Carlos González fue Secretario Legal y Técnico de la Presidencia de la Nación periodo 1974-1976. Catedrático, autor de importantes trabajos de investigación económica e histórica, entre ellos “Los tratados de Paz de la Guerra por las Malvinas”.

(Fuente: http://www.argentinaoculta.com. Gentileza de la lista de correos Ángeles Arcabuceros)

 
Anuncios

Acerca de stucka82

Presidente de Asociacion Civil Paracaidistas de Malvinas Misiones Ex Soldado Paracaidista clase 63 - RIAerot 14 - CA Comando - F.T. Centella
Esta entrada fue publicada en Noticias, EX Soldados, Conscriptos, Bajo Bandera, Convocados, Movilizados, gesta Malvinas, Malvinas, Continente, Judiciales, política, soldados, 1982, 2 de abril, 14 de junio, paracaidistas, Veterano y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.