Informe confirmado por la Cruz Roja: el Prisionero inglés


Conflicto de las islas Malvinas: la experiencia de los delegados del CICR

https://www.icrc.org/spa/resources/documents/interview/falkland-malvinas-interview-140607.htm

14-06-2007 Entrevista

Durante el conflicto del Atlántico Sur, en el que la República Argentina y el Reino Unido se enfrentaron a raíz de la disputa que tienen por las islas Falkland/Malvinas, el CICR desplegó en el terreno un equipo de 11 delegados que, apoyados por empleados locales, desarrollaron las actividades de protección y asistencia de la Institución. A continuación, tres de esos delegados relatan sus experiencias.

 

Roland Desmeules: “Las visitas se realizaron de acuerdo con las modalidades tradicionales empleadas por el CICR en todo el mundo”

  Roland Desmeules fue uno de los delegados que desempeñaron sus actividades en las islas. Participó de las tareas de registro de prisioneros de guerra y heridos en tierra y en los buques hospitales.

Yo era delegado generalista, es decir, estaba involucrado en todas las tareas humanitarias tradicionales del CICR.

Además de mí, dentro del grupo de delegados en las islas, había un marino suizo experto en cuestiones marítimas cuya tarea era velar por que los barcos hospitales fueran empleados de acuerdo a lo que establece el 2° Convenio de Ginebra. También había un médico y otros cuatro delegados generalistas, encargados de atender a las personas directamente afectadas por el conflicto y de evaluar sus necesidades más urgentes.

Los delegados generalistas nos ocupamos especialmente de las visitas a los prisioneros de guerra, que estaban principalmente destinadas a determinar cuáles eran sus condiciones de vida cotidianas y a establecer cómo se podían mejorar, dentro de las posibilidades del momento, ya que hay que recordar que en las islas se vivía una situación bastante difícil, por el frío y porque no había agua potable, ni abrigo, ni carreteras. Además, registrábamos los datos de cada prisionero para comunicarlos a las autoridades de ambas partes e informar a los familiares.

Las visitas se realizaron de acuerdo con las modalidades tradicion ales empleadas por el CICR en todo el mundo, aunque en un contexto bastante atípico. Los prisioneros eran alojados en unos galpones donde, en otras épocas, se habían guardado ovejas. También hubo algunos prisioneros alojados directamente en los barcos, porque en las islas faltaba abrigo y lugar para mantener personas capturadas

1 En el inicio del conflicto del Atlántico Sur hubo soldados británicos y civiles capturados por las fuerzas armadas argentinas que fueron entregados a las autoridades de su país en Montevideo; en este caso, si bien el CICR desde abril se preocupó por la suerte de ellos, no participó de las operaciones de repatriación.

 

Jacqueline Avril: “Los prisioneros enfermos tenían prioridad en las evacuaciones” 

 

  Jacqueline Avril es médica y fue unos de los delegados de salud del CICR que trabajaron durante el conflicto.  

     

Nuestro papel era observar el cumplimiento de los Convenios de Ginebra. Hay que recordar que el conflicto del Atlántico Sur era la primera vez que se aplicaba el 2° Convenio de 1949. Además, nos cerciorábamos de que se diera atención médica a los heridos y se los trasladara, si era necesario, fueran de la parte que fueran.

También trabajamos para proteger a la población. En la primera parte de mi misión, en el lado argentino, evaluamos las estructuras que permitirían la implantación de zonas de seguridad en la costa, según están previstas por el segundo Convenio de Ginebra. Debimos evaluar las capacidades médicas en las zonas de seguridad, ver cómo podríamos proteger a la población, cuáles eran las competencias médicas locales y cómo podíamos ayudar.

Luego, fuimos a Puerto Argentin o / Stanley a fin de establecer allí también una zona de seguridad para proteger a la población en caso de que hubiera enfrentamientos en la ciudad.

Luego, me embarqué para controlar que los buques hospitales no transportaran más que heridos. Hice la mitad de mi misión en el mar. Pude observar cómo funciona un buque hospital en tiempo de guerra, lo cual es bastante extraordinario. Los delegados ayudamos a montar las camas y dimos cuidados de enfermería. Había heridos ingleses y argentinos. Vi heridos a causa de las bombas, quemados.

Al norte de las islas, se estableció el Red Cross Box , un lugar virtual donde los buques hospitales pasaban la noche. Era una zona neutralizada, en el sentido de los Convenios de Ginebra, donde ningún argentino ni ningún inglés podía atacar. Todas las mañanas, un barco inglés descendía a lo largo de las islas y, por la noche, volvía a subir. Todos los intercambios de heridos entre ingleses y argentinos se hacían en el Red Cross boat.  

     

Finalmente, llegamos a las islas el día antes de la rendición. Los argentinos nos dijeron que no podíamos desembarcar pues el helicóptero podría ser bombardeado al aterrizar en la ciudad. Desde el puente de un barco argentino, vimos la batalla final de Puerto Argentino / Stanley, veíamos a las tropas que llegaban por las montañas. Toda la noche asistimos a la guerra. Dormimos en el buque hospital, desde donde oíamos los obuses. Todo vibraba. Continuó por la mañana hasta el mediodía, cuando, de pronto, se hizo un silencio total: el final había llegado.

Enseguida nos llevó a tierra el primer helicóptero, y comenzamos a trabajar en el registro de los prisioneros de guerra. Poco a poco, los barcos empezaron a venir a buscarlos para llevarlos a Argentina. Los prisi oneros enfermos tenían prioridad en las evacuaciones.

 

Massimo Cataldi: “Tengo dos mensajes de Cruz Roja para su familia”

  Massimo Cataldi era delegado de la Agencia de Búsquedas del CICR en Buenos Aires. Al momento de iniciarse el conflicto del Atlántico Sur, llevaba dos años trabajando en Argentina. Fue el delegado encargado de visitar a un prisionero de guerra en poder de los argentinos   .

Durante el conflicto, me ocupé de registrar los datos de los prisioneros de guerra argentinos que cayeron en poder de los británicos, hasta que fueron liberados. También, visité a un prisionero de guerra inglés capturado por los argentinos, el piloto de un helicóptero abatido en el mar cerca de las islas Falkland/Malvinas1.

Si bien inicialmente fui enviado a Puerto Madryn, en la Patagonia argentina, pude finalmente entrevistar al prisionero en La Rioja, en el noroeste del país. Hablamos un poco en inglés, idioma que no había podido emplear desde su captura, y me preguntó sobre la guerra

Le ofrecí escribir un par de mensajes de Cruz Roja para su familia, le dejé un ejemplar de los Convenios de Ginebra en inglés y prometí que volvería en una semana. Al terminar la visita, desde la oficina del responsable de la base, llamé al jefe de la delegación en Buenos Aires. ” Tengo dos mensajes para sus familiares ” , informé.

Una vez finalizado el conflicto, y de conformidad con lo que estipulan los Convenios de Ginebra, el prisionero fue liberado y trasladado a Montevideo, Uruguay, bajo los auspicios del CICR, donde fue entregado a las autoridades británicas.

Anuncios

Acerca de Asociación Civil Paracaidistas de Malvinas de Misiones

Presidente de Asociacion Civil Paracaidistas de Malvinas Misiones Ex Soldado Paracaidista clase 63 - RIAerot 14 - CA Comando - F.T. Centella
Esta entrada fue publicada en Noticias, EX Soldados, Conscriptos, Bajo Bandera, Convocados, Movilizados, gesta Malvinas, Malvinas, Continente, Judiciales, política, soldados, 1982, 2 de abril, 14 de junio, paracaidistas, Veterano, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.