Especial Malvinas: Más documentos


Facsímiles, infografías e imágenes

Cómo son los papeles originales y otros datos.

“Vi esas tierras desiertas, áridas, espantosas y pensé: ‘¡Uy, Dios mío! Si estas islas llegan a ser argentinas algún día, van a hacer una base naval y será uno de mis destinos’…”

Eso pensó Jorge Isaac Anaya de las Malvinas cuando las vio por primera vez. En 1982 integraba la Junta Militar con el teniente general Leopoldo Fortunato Galtieri (Ejército) y el brigadier general Basilio Lami Dozo (Fuerza Aérea). Anaya fue el principal impulsor de la acción armada.

“La ‘Operación Rosario’ ─afirma Anaya en ‘El desembarco de una primicia’ (La Nueva Provincia, Bahía Blanca, 2007)- fue lo único que nos salió completamente bien desde el punto de vista militar.”

“Salió bien ─replica Büsser, el comandante del desembarco─, pero si salía mal yo era el único boludo al que apuntarían.”

“No sé si Galtieri era borracho o no  ─cuenta Büsser─, pero en aquellas reuniones de planificación (pleno verano, calle Sucre, piso veintipico) Lami Dozo llegaba a la tardecita y le decía: ‘Che, Leo, convidá con un whiskicito’.   Y él servía, pero yo siempre lo vi tomar Indian Tonic. Era adicto al Indian Tonic.”

A eso de las 5:45 del 2 de abril de 1982, en el equipo de música del “Cabo San Antonio” sonaba el tema “Lanza perfume”, interpretado por la brasileña Rita Lee. La letra dice:

“En vez de bombas

vamos a lanzar perfume

y perfumar de alegría

este universo loco”.

La Fuerza de Desembarco estuvo integrada por 911 soldados y 3 civiles: los periodistas José María Camarotti (de “La Razón”), Salvador Fernández y Osvaldo Zurlo (cronista y fotógrafo de “La Nueva Provincia”). Se enteraron de que iban a Malvinas cuando ya no había marcha atrás.

Trabajaron con uniforme militar; en sus cascos había una cinta blanca con 2 letras negras: “CG”, por “corresponsal de guerra”. Pero el enemigo era anglosajón y esas iniciales podían representar cualquier cosa…

Apenas entró en la residencia oficial, Büsser vio el cuadro de una mujer desnuda que tenía un disparo en la cola. El gobernador Hunt lo enfrentó: “Yo no voy a estrechar la mano de quien invadió territorio británico de manera ilegal. Lo intimo a que se retire de las islas.” Y el argentino le respondió: “Tengo órdenes de desalojarlos y restituir estas tierras a la soberanía argentina”.

Hunt quiso insistir, pero Büsser lo interrumpió: “Sea razonable y ríndase rápido. Tenemos una superioridad aplastante”. El funcionario inglés entendió que ya había demostrado suficiente dignidad. Y entonces sí, le dio la derecha. Eran las 9:25 del 2 de abril de 1982.

http://especiales.clarin.com/malvinas-diario-intimo-de-la-guerra/especial-malvinas-documentos.html

(Vean en la ultima parte del documento CUANTOS son en total los elementos argentinos en las islas…. La cifra deja al descubierto lo que una década venimos diciendo: 14.000 contra…. 25.000 del padrón….)

Anuncios